La Opinion
By Fernando A. Torres

Poco a poco, las energías renovables han surgido como una alternativa creciente al carbón y los combustibles fósiles, una tendencia que crece cada vez más en el ámbito de la generación de electricidad en Estados Unidos.

La luz solar, el viento, la lluvia, las mareas, y el calor geotérmico comienzan a tener un rol central y California se perfila como uno de los indiscutibles líderes en la utilización de estos llamados recursos limpios y renovables en el país y el mundo, así lo destacaron un grupo de expertos durante una jornada informativa sobre energía limpia organizada por la organización New America Media.

La jornada, en la cual participaron representantes de diversos medios de comunicación asiáticos, afro americanos y latinos, incluyó un panel con expertos del área energética y visitas a variados centros de control y generación de redes eléctricas de la compañía Pacific Gas and Electric Co. (PG&E).

Uno de los temas centrales fue la integración y participación de las comunidades de escasos recursos, y cómo las comunidades pueden favorecerse con la implementación de estos recursos energéticos no contaminantes.

Debido a los altos precios y la falta de información, ser ‘verde’ continúa siendo una alternativa excluyente, sólo para aquellos que pueden permitirse el lujo de pagar, según los expertos. “Nuestro papel más importante es asegurar que las políticas de energía limpia que salen de Sacramento sean equitativas, inclusivas y que tengan la información proveniente de las voces de las personas en terreno, particularmente por las personas de color, afectadas desproporcionadamente por la [falta de] inclusión”, dijo Joel Espino, consejero legal del Instituto Greenlining.

Convertido en un líder nacional, California ha instalado recursos de energía renovable más que cualquier otro estado. El miembro de la Comisión de Energía del Estado, David Hochschild, dijo que se han instalado más de medio millón de paneles solares en los techos de edificaciones privadas y esta industria emplea a más de 75,000 personas.

Opositores de este tipo de energía aseguran que la industria solar puede colapsar la economía, subir el desempleo y producir masivos. Sin embargo, expertos aseguran lo contrario. “Es algo parecido a lo que pasó con los cigarrillos, cuando la mitad del país fumaba. Pero cuando comenzaron a aparecer los datos sobre el cáncer… la industria comenzó a manufacturar dos productos: los cigarros y las dudas, para distorsionar la verdad sobre el cáncer. Al final no pudieron parar que la verdad fuera aceptada … y el índice de fumadores fue reducido a un 15%. Esto es exactamente lo que pasa ahora en la discusión sobre los cambios climáticos y los combustible fósiles”, dijo Hochschild.

En Vacaville, PG&E construyó su primera planta piloto de energía solar. A pesar de no ser entre la más grandes, los paneles alineados paralelamente no dejan de llamar la atención. Hoy la planta es una de cuatro instaladas en el norte de California. Según explicó el técnico Joshua Valdez, la planta se ubica en un sitio de 65,000 metros cuadrados y tiene más de 9,000 paneles. La Planta de Energía Solar Vaca-Dixon produce 2 megawatts de energía, equivalente a la entrega de electricidad a unos 600 hogares.

En Fresno, la misma compañía tiene nueve sitios con 90,000 paneles solares en un área que suman más de 728,000 metros cuadrados. Para sus 16 millones de clientes en el norte y centro de California, PG&E ha superado la cuota de 23.3% de energía limpia establecida por el Estado. Hoy ofrece a sus clientes el 29.5% de electricidad proveniente de recursos energéticos renovables.

Pero la producción y entrega de energía limpia no lo es todo. Estudios científicos han demostrado que las comunidades minoritarias son afectadas desproporcionadamente por el cambio climático y la contaminación. Y, las comunidades de bajos ingresos tienden a vivir cerca de las plantas eléctricas, cerca de refinerías y de concurridas autopistas. Esta disparidad entre los más y menos afectados es lo que se conoce como la ‘brecha climática’, explicó el panel.

“Tienen que respirar aire sucio que les afecta la salud. Por tal razón tenemos que asegurarnos de que las políticas que crea California respondan a esta brecha climática; que aseguren que la transición a la energía verde sea diversa [demográficamente]. Las comunidades más afectadas, las personas de color, tienen una voz en las soluciones propuestas, que tengan una silla en la mesa donde se toman las decisiones”, dijo el consejero legal Espino.

Author