EFE News

Los Ángeles, 24 jul (EFEUSA).- El Senado de California presentó hoy un plan piloto de coches eléctricos de uso colectivo destinados a personas de bajos recursos en Los Ángeles, principalmente hispanos y afroamericanos, con el objetivo de reducir la contaminación en la ciudad.

El presidente interino del senado de California, el hispano Kevin De León, lanzó hoy el “Plan Piloto de Opciones de Movilidad en Comunidades en Desventaja a través de Coches Compartidos”, considerando que “este proyecto piloto lanza un vistazo al futuro”.

“Este programa de vehículos eléctricos compartidos ofrece opciones de transporte limpio y al alcance del bolsillo de las familias sin afectar la calidad del aire o cambio climático”, agregó durante la conferencia de prensa celebrada frente al edificio localizado en el vecindario de West Lake.

El plan piloto de coches compartidos surgió a partir de las propuestas de ley del Senado de California SB 1275 y SB 535, impulsadas por De León y que fueron aprobadas el año pasado por el gobernador Jerry Brown como parte del plan “Charge Ahead”.

El plan tiene como finalidad poner en circulación a un millón de vehículos eléctricos en California en los siete años siguientes.

El experimento, administrado por la Junta de Recursos del Aire (ARB), adjudicó un fondo de 1,6 millones de dólares para la ciudad de Los Ángeles con los cuales se beneficiarán unos 7.000 residentes de vecindarios de bajos recursos como West Lake, Pico-Unión, Korea Town y el sur de Los Ángeles.

Proveer vehículos eléctricos “es una buena manera de que se transporten en la comunidad”, indicó Izamary Hernández, promotora del plan piloto entre residentes de los Apartamentos del Parque MacArthur en el centro de Los Ángeles.

“Muchos de nuestros residentes usan transporte público y creo que muchos de ellos se van a motivar para usar el servicio”, adelantó la también asistente de administración del proyecto de viviendas para familias de pocos ingresos.

El ofrecimiento de vehículos eléctricos es “una buena oportunidad ya que nos están colaborando en proveernos transporte”, dijo a Efe Eber Espinoza, residente del edificio MacArthur.

“Y aparte le vamos a ayudar al medio ambiente con utilizar este tipo de carros”, agregó el residente originario de Guatemala quien llenará la solicitud junto a casi unas 45 residentes del total de 90 como estimó Hernández.

Por su parte, Teófilo De León, residente del mismo complejo de viviendas dijo a Efe que el coche eléctrico le “serviría para ir a la iglesia”, porque es pastor protestante y el vehículo que posee en la actualidad “gasta mucha gasolina”.

“Ahorraría dinero, gasto 60 (dólares) semanales sólo en gasolina y esto sería estupendo para mí”, declaró el religioso guatemalteco.

Fernando Cazares, coordinador regional del Concejo para la Defensa de los Recursos Naturales (NRDC), promotor de este plan piloto aseguró también a Efe que “este programa nos ayudará a entender varias lecciones sobre que sería lo mejor para ayudar a la gente y al medioambiente”.

“Esperamos que los inscritos en este sistema de carros compartidos lleguen a ser tantos que después sea autofinanciable”, manifestó.

Joel Espino, becario del programa de equidad ambiental del instituto “The Greenlining” y asesor del plan piloto de Los Ángeles, consideró que “los coches eléctricos, por el precio, sólo están al alcance de los ricos”.

No obstante señaló que “con un presupuesto estatal, renovable cada año, las personas de bajos recursos de Los Ángeles hoy podrán usarlos cuando los necesitan”.

Espino explicó que los vehículos estarán en estacionamientos en los vecindarios designados donde habrá cargadores de electricidad.

“Las personas con licencia para conducir que estén autorizadas con una tarjeta electrónica abrirán y encenderán el vehículo para usarlo en sus diligencias y después regresarlo al mismo lugar”, explicó.

Agregó que con las sugerencias de los usuarios se podría mejorar al sistema y que todavía los coordinadores no han determinado la tarifa que tendrán estos vehículos propiedad de empresas que ganaron la competencia de licitaciones.

“… La lógica indica que tendría que valer igual o menos que un pase de autobús, porque si le sale muy caro a la gente simplemente no los usarán”, concluyó.

Los organizadores del “Plan Piloto de Opciones de Movilidad en Comunidades en Desventaja a través de Coches Compartidos” estiman que los vehículos estarán a disposición de los residentes a partir del próximo mes de noviembre.